5 dietas más raras de la historia

Dietas  

Existen muchísimos remedios caseros y dietas que a lo largo de los años las personas han usado para tratar de perder peso, a algunas personas les funciona y no les importa que los remedios incluso pongan en peligro su vida con tal de verse esbeltos. ¿Ustedes lo harían?

Masticar y Escupir

A comienzos del siglo XX, el estadounidense Horace Fletcher decidió que una buena manera de perder perso era masticar y escupir en abundancia.

Su dieta proponía masticar bien la comida hasta extraer todo lo “nutritivo” y después escupir la materia fibrosa que queda en la boca.

Por ejemplo, había que masticar hasta 700 veces una cebolla, así que la gente tenía que llegar pronto a las cenas si querían que les diera tiempo a masticar toda la comida con tanta precisión.

Algunos de sus seguidores más famosos fueron Henry James y Franz Kafka.

Esta dieta tenía otra particularidad: debido a la poca cantidad de comida que se ingería, quienes hacían la dieta sólo defecaban una vez cada dos semanas y casi sin olor, por lo que el propio Fletcher se refería al aroma de los excrementos “como el de galletas calientes”.

La dieta de la solitaria

A comienzos de 1900 se empezó a publicitar la llamada dieta de la lombriz solitaria. Muchos años después se decía que la cantante de ópera Maria Callas comía estos parásitos para intentar perder peso, aunque desde entonces se ha considerado un mito.

Normalmente se ingerían huevos de lombriz solitaria, a menudo en píldoras. La teoría era que las lombrices llegarían a la madurez en los intestinos y absorverían la comida. Esto causaría pérdida de peso, diarrea y vómitos.

Una vez que la persona alcanzara su peso ideal entonces podría recurrir a una pastilla anti parásitos para deshacerse de las lombrices. Aunque expulsar los parásitos causaba a menudo fuertes dolores y complicaciones rectales y abdominales.

Además, una lombriz puede llegar a medir hasta 9 metros, además de provocar problemas de vista, meningitis, epilepsia y demencia. A pesar de todo fue todo un éxito para la industria de las dietas de aquellos años.

 Arsénico
Los “remedios mágicos” que prometían perder peso en el siglo XIX también escondían peligrosos ingredientes, incluyendo el arsénico.

A menudo la gente tomaba más dosis de las recomendadas, pensando que tomando más píldoras conseguirían mejores resultados, aunque en realidad se arriesgaban a envenenarse con arsénico.

Además, los fabricantes o vendedores a menudo ni siquiera anunciaban que éste era uno de los componentes, así que la gente no sabía realmente lo que estaba consumiendo.

Según Foxcroft era común ver a “charlatanes que se hacían pasar por expertos en dietas para promocionar productos. Mucha gente creía entonces en esas curas milagrosas”.

Vinagre

Las “dietas de los famosos” no son ninguna novedad. Lord Byron fue uno de los primeros iconos de la dieta y contribuyó a la obsesión que la gente tiene desde hace décadas por saber cómo pierden peso las estrellas.

Los fanáticos de aquella época querían saber qué hacer para lucir como los famosos y seguían las dietas que anunciaba la creciente industria de los medios de comunicación.

Y como los famosos de hoy en día, Byron tenía que trabajar duro para mantener su figura. A comienzos del siglo XIX el poeta popularizó una dieta que consistía sobre todo en vinagre.

Para limpiar y purgar su cuerpo bebía vinagre a diario y comía patatas mojadas en él. Pero los efectos secundarios incluían vómitos y diarrea.

Debido a la gran influencia cultural de Byron creció la preocupación por el efecto que su dieta estaba haciendo sobre los jóvenes de la época.

Los románticos se limitaban a consumir vinagre y arroz para lucir el aspecto delgado y pálido del poeta, tan de moda entonces.

Caucho

A mediados del siglo XIX, Charles Goodyear averiguó cómo mejorar el caucho gracias a un proceso llamano vulcanización.

Con la llegada de la Revolución Industrial y la producción en masa de repente el uso del caucho se extendió enormemente.

Eso incluía los corsés y bragas de goma. La idea era que, por un lado la goma hacía presión sobre la grasa pero, sobre todo, causaba sudoración, lo que con suerte se traducía en pérdida de peso.

Los había para hombres y para mujeres, dice Foxcroft. Y era un proceso que acababa deteriorando la piel, expuesta durante mucho tiempo a la humedad, haciéndola vulnerable a infecciones.

La llegada de la Primera Guerra Mundial acabó con la moda, ya que empezó a necesitarse el caucho para la industria militar.

Fuente: BBC


 

Artículos Relacionados

 
 

Los 5 Más

4 Practicas entre swingers y su codigo de comportamiento

Lo Más Visto

Screen Shot 2014-11-16 at 7.46.17 PM

Lo más comentado

kalimba-daiana-geraldine
 
Subir

    Registrarse

  •  

  •  

Recibimos tus datos con éxito, pronto recibirás más noticias

Holas

Suscríbete gratis