A veces cuesta mucho creer que las personas pueden ser capaces de cualquier cosa con tal de hacer daño a los demás:

En Estados Unidos, un hombre fue condenado a 50 años de prisión por haber contraído VIH para poder contagiar a otras personas.

Stephen Edward Koch, fue arrestado por posesión de drogas, sin embargo, hubo una denuncia anónima que lo acusó de ver pornografía infantil, por lo que las autoridades realizaron las investigaciones correspondientes, las cuales arrojaron que se contagió de VIH poco tiempo antes, y que planeaba contagiar a más personas, incluso se sabe que antes de su arresto había planeado una cita señal con dos personas, a las que no pensaba decirle de su padecimiento.

El día de su juicio, este sujeto se declaró culpable de posesión de metanfetaminas, distribución de pornografía infantil y de querer contagiar a otras personas con el virus.

 

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.