La güiña es el segundo felino más pequeño del mundo, tiene un peso aproximado de entre dos y tres kilos y tiene la talla de un gato doméstico promedio.

Sin embargo, debido a la inflación poblacional en la Patagonia, el hábitat de la güiña se ha reducido casi un 70% desde 1970, razón por la cual se encuentra en peligro de extinción.

Debido a su naturaleza, la güiña convive en entornos humanos rurales, donde (por ser carnívoro) los granjeros, granaderos y habitantes de éstas zonas lo ven como una especie de plaga. Aunque, según el estudio publicado por la Journal of Applied Ecology, solo el 10% de los habitantes que han tenido contacto con ellos han intentado matarlos.

Esto concluye que la persecución es menor factor de riesgo que la pérdida de granjas para construir residencias.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.