Alex Browen pretendía comer, en un conocido restaurante en  Estados Unidos, a altas horas de la madrugada.
Con lo que no contaba es que el empleado de esta cadena de comida se encontraba profundamente dormido, y después de pedir por más de 10 minutos que alguien lo atendiera, Alex no tuvo más remedio que prepararse el mismo un sandwich, de hecho el mismo relató que además limpió la parrilla y al final salió corriendo sin pagar.
Poco después las imagines de este evento salieron a la luz y se hicieron virales, y Browen explicó que se fue sin pagar por los efectos del vodka, pero que después regresó a darle 5 dólares de propina; por su parte el restaurante pidió una disculpa y suspendió a su empleado una semana.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.