Con apenas 18 años, Jerónimo Batista Bucher creó una máquina que fabrica vasos desechables de manera autónoma con base en un extracto de alga japonesa. Este invento lo bautizó como “Soriu”.

La ventaja de este tipo de envase es que se puede utilizar de la misma manera en que usamos muchos en nuestra cotidianidad, pero la gran diferencia es que se degrada en sólo dos semanas y también puede comerse luego de usarse.

invento2

Nunca antes habíamos visto algo de este tipo, además de que resulta ya una necesidad urgente para evitar tanta contaminación en el planeta. Por ello, Jerónimo dijo en una entrevista que:

“Cuando te pones a pensar, te das cuenta de que se trata de toneladas de desperdicios plásticos que se generan, tan sólo por el uso de los vasos desechables. Entonces, me puse a investigar una alternativa que no tuviera ese impacto tan negativo”.

Aparte, su proyecto va mucho más allá porque también creó otra iniciativa, a fin de alentar a más jóvenes a crear conciencia y hacer algo al respecto:

“Se me ocurrió crear una nueva plataforma para dar a conocer todas estas oportunidades y que le lleguen a todos los chicos y jóvenes, en cualquier lugar del país. Va a contener desde becas y concursos, olimpiadas y actividades para que los chicos puedan empezar a motivarse, involucrarse y, tal vez, generar nuevos proyectos que aporten soluciones y construyan un mundo mejor”.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.