Si eres fan del fútbol, seguro sabes el fin de semana pasado Arsène Wenger, técnico del Arsenal de la Liga Premier, dirigió su último partido con este equipo.

Por ello al final del encuentro, los aficionados tuvieron la oportunidad de bajar a la cancha para despedirlo, después de 22 años de estar en el puesto, y como en todo hay unos más afortunados que otros, por eso cuando Wenger pasó junto a un chico no identificado, este decidió pedirle una fotografía, pero para su mala suerte, al momento de oprimir el botón para tomar, lo que pudo ser una de las mejores selfies de su vida, nuestro muchacho presionó el botón equivocado, y así esta oportunidad se le fue como agua entre los dedos.

 

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.