Nusrat Jahan Rafi, antes de morir, identificó a sus asesinos. La mataron estudiantes indignados por el arresto del director.

A la joven de 19 años la rociaron con queroseno y le prendieron fuego. Dos semanas atrás ella había denunciado al director de su escuela por acoso sexual.

Durante cinco días se debatió entre la vida y la muerte. En esos días logró denunciar a sus atacantes. Su valentía causó conmoción en Bangladesh y en el mundo.

Las víctimas de acoso sexual en Bangladesh optan por mantener silencio por miedo a ser rechazadas por la sociedad o sus familias.

Nusrat Jahan Rafi acudió a la policía de Feni (160 kilómetros al sur de la capital Daca) el pasado 27 de septiembre para acusar al hombre, quien la llamó a su oficina y le hizo tocamientos en repetidas ocasiones.

Ella salió corriendo de la oficina antes de que las cosas se pusieran peor, según consta en el testimonio oficial.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.