Sarah nació completamente sorda debido a un gen que impidió que le crezcan los vellos de su oído interno. El implante para un oído y que pudiera escuchar luego de 24 años costó 30 mil dólares, y lo pagó su suegra. El caso se hizo viral y Ellen Degeneres la invitó a su programa.

Nunca esperó que la conductora le diera el mejor regalo que había recibido hasta ese momento…

 

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.