El cuerpo de José Roberto Díaz fue encontrado en un baldío, lapidado y marcado con una navaja. Sus agresores lo atacaron sin piedad.

Lo asesinaron el pasado 25 de marzo, primero lo torturaron, le marcaron con una navaja en el vientre “morro, hueco y maricón”, finalmente lo lapidaron.

José Roberto era maquillasta y activista de la organización en pro de los derechos LGBTI, Trabajando Unidos por Huehuetenango.

Previo al ataque recibió amenazas y mensajes de odio. Los asesinos le marcaron un “18”; el nombre de la pandilla que opera en Centroamérica.

El joven activista ganó un concurso de belleza, ahí fue cuando empezó a recibir ataques homofóbicos.

“Él no era cualquiera, era una reina y como reina que es, quiero hacerle justicia”, dijo su madre, quien junto con Trabajando Unidos por Huehuetenango exigió a las autoridades dar con los responsables de la muerte de su hijo.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.