Cadena perpetua para el secuestrador de Cleveland

El ‘monstruo de Cleveland‘, Ariel Castro, de 53 años, fue condenado a cadena perpetua más otros 1000 años más por el juez

Ariel Castro ha tenido la oportunidad de hablar en la audiencia reconoció los secuestros y los abusos, Castro afirmó sentirse “una víctima más”, aunque no ha excusado su comportamiento. “No soy un monstruo, estoy enfermo”, y ha aludido, entre otras patologías, a sus problemas sexuales, como su “adicción al porno”.

“Cuando secuestré a mi primera víctima, no planeaba lo que hice. Cuando me levanté esa mañana no me dije ‘voy a secuestrar a una mujer”, ha señalado Castro. “Sé que lo que hice está mal pero no soy una persona violenta. Simplemente las mantuve ahí, sin dejarlas salir”.

“La vida humana tiene valor para mí. Mi hija puede decir que tiene el mejor padre del mundo, nunca vio violencia en esa casa. Así intenté criarla, para que no estuviera traumatizada”, ha afirmado. Se refiere a la niña que tuvo con Amanda, una de las mujeres que cautivó.

Castro ha negado haber torturado a las tres mujeres que secuestró. “Veo a Gina y parece estar normal, actúa normal… Y una persona que ha sido torturada no se comporta así”.

Y ha añadido: “estas chicas no eran vírgenes, habían tenido múltiples encuentros sexuales antes del mío”.

Fuente: El Mundo