Calderón “desesperado” por capturar al Chapo Guzmán

El gobierno de México destinó tres unidades dedicadas exclusivamente a capturar vivo o muerto al líder del cártel de Sinaloa, Joaquín El Chapo Guzmán, antes de que concluya el sexenio del presidente Felipe Calderón, de acuerdo con información publicada en el diario estadunidense The Washington Post.

Esta acción está encaminada a eliminar las críticas contra la política de Calderón y la posibilidad de que el partido al que pertenece (PAN), pierda las elecciones que se realizarán el año próximo debido al rechazo de la Estrategia Nacional de Seguridad dirigida a combatir el crimen organizado en el país.

“Como muestra de la intensificación de esfuerzos, México opera ahora al menos tres unidades de tiempo completo, capaces de capturar o matar y solamente dedicadas a terminar el reinado de Guzmán”, indica el rotativo.

Las unidades que el gobierno mexicano encomendó esta misión son el Ejército, la Marina y la Policía Federal.

“Estos equipos de operaciones especiales –cada uno en el Ejército mexicano, la Marina y la Policía Federal- han sido seleccionados para trabajar junto a agentes de la Administración para el Control de Drogas de EU, quienes han suministrado información detallada acerca de las posibles ubicaciones de Guzmán”.

El diario hace evidente la preocupación del presidente por atrapar a su enemigo, “Calderón está desesperado por capturar a su Némesis y probarse a sí mismo como un comandante en jefe ganador de una crecientemente impopular guerra”.

De acuerdo con el diario estadounidense, las tres unidades que buscan a El Chapo estuvieron a una o dos horas de capturarlo en varias ocasiones durante los dos últimos años.

El Chapo
, de 54 años, uno de los capos más buscados del mundo, posee una fortuna de mil millones de dólares de acuerdo a la revista Forbes, lo que convierte como uno de los hombres más ricos.

The Washington Post
publicó que el capo está escondido en las montañas de la Sierra Madre, al noroeste de México.

Guzmán escapó en 2001 escondido en un carro de lavandería del Penal de Puente Grande, en Jalisco, y de acuerdo al diario, El Chapo ha fortalecido sus redes después de la fuga, “sus redes son más profundas, su territorio se va expandiendo y la distribución de droga no ha disminuido”. Razón por la cual Estados Unidos ofrece una recompensa de cinco millones de dólares por él.

Fuente: Milenio