Carta a los escépticos del “Pacto por México”

Por décadas, uno de los más fuertes y frecuentes reclamos ciudadanos ha sido el hecho de que los políticos no se pongan de acuerdo, estoy seguro que todos lo hemos escuchado, ciudadanos de izquierda y de derecha, de cualquier nivel socioeconómico y cultural.

Partiendo de esta simple y concreta premisa, es una situación diametralmente distinta el hecho de que exista un pacto entre el Gobierno Federal y las tres fuerzas políticas más importantes (PRI, PRD y PAN), que en estricto sentido, en una sociedad plural, representan a millones de mexicanos, a todos los que con su voto  eligieron como sus representantes.

Como segundo punto de partida me permito reproducir los dos primeros párrafos del documento oficial del “Pacto por México”:

“El siguiente paso de la democracia mexicana es la creación de una sociedad de derechos que logre la inclusión de todos los sectores sociales y reduzca los altos niveles de desigualdad que hoy existen entre las personas y entre las regiones de nuestro país.

Mediante este Pacto, los signatarios acuerdan que el gobierno realizará un conjunto de acciones administrativas y que las fuerzas políticas pactantes impulsarán reformas legislativas, así como acciones políticas que amplíen la libertad y la gama de derechos exigibles y efectivos para todos los mexicanos”.

¿Quién puede estar en contra de lo que aquí está expresado, de que sea “tiempo de México”?  En su sano juicio, ninguno que se diga mexicano.

Teniendo claro que el proceso electoral para elegir al Presidente de la República terminó, el rencor, el odio y el encono debe de terminar, por lo tanto la distancia entre las posturas de los políticos debe de acercarse para trabajar en beneficio de todos los mexicanos, así de sencillo, y en estricto sentido es lo que siempre debió haber ocurrido, en esta ocasión así fue, el “Pacto por México” no es otra cosa más, que una plataforma que le permita al país avanzar.

México requería de un pacto integral, profundo, plural y de largo alcance, para que se pudiera consolidar como una democracia política y socialmente eficaz, este pacto representa la línea que divide el ayer del mañana en la vida política de la nación, pues está definido bajo los puntos de coincidencia de las diferentes visiones ideológicas del México actual.

“Hoy, ninguna fuerza política puede, por sí sola, imponer su propia visión ni un programa único” por eso era fundamental el diálogo, el punto de encuentro, donde independientemente de la ideología que tengamos, antepongamos los intereses y el nombre de México por delante de cualquier otro.

La voluntad política de los actores está en la mesa, los compromisos están trazados, la agenda establecida, los hechos han iniciado y las reacciones han sido muy positivas.

Todos los mexicanos deberíamos no sólo darle el beneficio de la duda al pacto, debemos confiar y anhelar  que funcione, el éxito del “Pacto por México” es directamente proporcional al desarrollo y la transformación positiva de México:

“Juntos todos, por encima de nuestras diferencias, hagamos realidad la gran hazaña, la de transformar a México”.

¿Sigues escéptico? Por favor revisa el documento completo del “Pacto por México” y opina aquí en que no estás de acuerdo.

Datos duros:

El 8 de Enero se integró el Consejo Rector del Pacto por México, órgano que tiene como objetivo dar seguimiento a los acuerdos y a su cumplimiento en los tiempos que se fijaron.

Declaración de José Ángel Gurría, Secretario General de la OCDE del día 8 de Enero: “El Pacto por México ha rendido frutos para el país de inmediato, porque aumenta el nivel de confianza a escala internacional y el mundo está tomando nota”.

Declaración del Diputado del PRD Luis Cházaro del día 8 de Enero: ”Pienso que en el contexto del Pacto por México, esta LXII Legislatura pasará a la historia”

Declaración del Poeta Javier Sicilia del día 9 de Enero: “La idea de un Pacto por México puede ser un paso de paz si se hace con todos”

Lic. Rafael Zaga: @razagave