Pilar ‘N’ llevaba a sus clientes al hotel, al llegar les ofrecía unos chocolates Ferrero Rocher, en poco tiempo el sueño los vencía y así los despojaba de sus pertenencias.

Jesús ‘N’ la denunció, dijo que contrató los servicios de Pilar en la colonia Guerrero y a cambio pagó 500 pesos. Los dos fueron al hotel de nombre Nogales en la calle Camelia.

Los dos comieron un chocolate, pero el de él estaba adulterado con droga. Pilar le hizo un masaje y tras unos minutos se quedó completamente dormido, no despertó hasta tres horas después.

Al despertar, Jesús estaba solo en la habitación del hotel. Pilar le había robado su cartera, tarjetas bancarias, dinero en efectivo, reloj, cadenas, teléfono y las llaves del automóvil del hombre por lo que hasta el coche se llevó.

La revancha…

Jesús dejó pasar varios días, buscó a Pilar y contrató los servicios. Ya en la habitación, fingió comer el chocolate. Se hizo el dormido.

Cuando Pilar empezó a despojarlo de sus cosas, él llamó a la policía y la mujer fue detenida.

La Procuraduría General de Justicia señaló que, al menos, otras dos trabajadoras sexuales operan de la misma forma en las alcaldías Miguel Hidalgo y Cuauhtémoc.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.