¿Cómo detectar a un charlatán espiritual?

¿Cómo diferenciar entre las personas reales y las falsas? Se supone que la primer herramienta debiera ser la intuición, ese sentimiento que no se puede verbalizar pero que en algún punto, aunque muchas veces dormido, todos tenemos a nuestra disposición.

Y en caso de que esto no sea suficiente, entonces hay ciertas pistas que podrían serte útiles:

Dinero / Si el cobro de una sesión, conferencia, taller o “iniciación” es, por lo menos, excesivo, entonces hay buenas posibilidades de que el sendero a la iluminación al cual te estás enrolando sea un fiasco. O en realidad ¿crees que la espiritualidad demanda unas finanzas acomodadas?

Verdades absolutas / Las fórmulas exclusivas hacia lo trascendente (llámese espíritu, iluminación, etc) difícilmente te llevaran por buen camino. Si bien a la hora de su ejercicio institucional muchas religiones caen en esta misma práctica, lo cierto es que sus orígenes poco tienen que ver con premisas excluyente. Así que si tu nuevo y flamante credo te dice tener exactamente lo que te falta y necesitas, entonces mejor ponte a jugar videojuegos.

Poderes especiales / Los superpoderes generalmente son herramientas muy vistosas y que, además de que casi nunca son reales, en todo caso poco tienen que ver con una búsqueda sustanciosa para fortalecer el espíritu.

Retórica confusa o trillada / Uno de los aspectos más reveladores de los charlatanes es el uso del lenguaje. generalmente es pretensioso, carismático y está diseñado para reconfortarte.

 

Fuente: Pijama Surf