Datos sobre el odiado Error 404

Tanto grandes empresas como nosotros quedamos expuestos a problemas potencialmente catastróficos cuando estos sufren fallos en los sistemas informáticos. Tratos comerciales que tienen que ser abortados, personal que no recibe su sueldo o facturas que no se pagan a tiempo.

Sin embargo, estos errores están lejos de ser inusuales.

Muchos bancos tienen problemas frecuentes con sus sistemas, lo que deja a sus clientes a la deriva y a su personal de informática luchando por detectar y solucionar el problema.

Por supuesto, no son sólo los bancos los que sufren fallos tecnológicos. A veces le ocurre a organizaciones de las que la mayoría de la gente nunca ha oído hablar, pero que sin embargo, genera un efecto dominó sobre otras empresas e individuos.

Por ejemplo, en pleno apogeo del verano, el sistema de reserva de vuelos Sabre, utilizado por más de 300 compañías aéreas, falló durante varias horas, lo que resultó en cancelación de vuelos y retrasos. Y el personal de algunas aerolíneas debió recurrir a los tradicionales papel y lápiz para chequear a los pasajeros de forma manual.

Pero, ¿por qué se caen con tanta frecuencia estos importantes sistemas?

La culpa la tiene el dinero: la eliminación de los errores de software y otras debilidades del sistema es cara.

“La cantidad de dinero que están dispuestos a gastar se basa en el riesgo relativo de lo que pasa si no lo hacen”, explica Simon Acott, director de la empresa de servicios de tecnologías de la informaciónexponencial-e en un evento reciente.

Este tipo de economía “caza-errores” es también la razón de que los software relativamente baratos sean propensos a bloquear o colapsar los computadores en los que se instalan.

Sin duda, hacer programas de computador más confiables sería posible, pero los desarrolladores tendrían que invertir mucho más tiempo y dinero, lo que implicaría que el precio del producto sería inaceptablemente alto.

El resultado es que las empresas terminan produciendo software lo “suficientemente fiable” y que se pueden vender a un precio apropiado para el mercado masivo.

 

Fuente: BBC Mundo