¿De cuántas formas te han besado?

En el libro de “Te amo, ¿y ahora qué?”, su autora Mabel Iam realiza una síntesis sobre el significado de los besos.

Iam explica que el beso en sí mismo tiene su propio lenguaje, aunque pueda estar acompañado de un “te quiero” o un “te amo”. Besar a la otra persona provoca diferentes reacciones, a la vez que nos permite expresar y transmitar diversas emociones. La autora define a los besos como “una forma de comunicación entre la pareja”.

Beso en la mejilla

Independientemente de la atracción física, este beso transmite apoyo, afecto y complicidad.

Beso en los labios

Siempre implica pasión. Aunque, si es un beso ligero, es decir, apenas se tocan los labios, puede significar simplemente más amistad que amor. Por eso, este tipo de beso puede comunicar tanto un “te quiero” o un “quiero salir contigo”. De la intensidad del beso, depende el grado de pasión que tenga la pareja.

Beso en la clavícula

Es el beso seductor por excelencia, y muy efectivo para buscar cierto grado de intimidad. Iam dice que quien lo da siempre tiene intenciones eróticas.

Beso en la oreja

Si bien la autora afirma que es un tipo de beso que no se toma demasiado en serio, su intensidad puede significar una búsqueda de pasión sexual. Este beso está ligado al juego y la travesura.

Beso con abrazo

Cuando los cuerpos están en esta situación de contacto físico súper cercano, están expresando entrega y afecto. Ambos están dispuestos a ceder uno al otro, también en el plano sexual.

Beso con mirada intensa

Siempre y cuando el beso sea en cualquier parte de la cara (incluidos los labios, claro) la persona que lo recibe debe sentirse amado tiernamente por quien se lo da.