El incendio del Casino Royale y otras atrocidades del Z-42

Óscar Omar Treviño Morales, el Z-42, líder de Los Zetas y uno de los narcotraficantes más peligrosos y sanguinarios, buscado por los gobiernos de México y EU, declaró las atrocidades que mandó ejecutar en los últimos años.

El capo fue detenido por las fuerzas federales la madrugada del 4 de marzo en San Pedro Garza García, Nuevo León, mediante un operativo del Ejército y la Policía Federal, sin ningún disparo.

El Z-42 asumió el liderazgo de Los Zetas luego de la captura de su hermano Miguel Ángel, quien a su vez era el jefe del cártel cuando fue abatido Heriberto Lazcano Lazcano.

El gobierno mexicano ofrecía 30 millones de pesos por información que llevara a su captura, mientras que el estadunidense, cinco millones de dólares.

Treviño Morales era conocido por su perfil sumamente violento. Entre los delitos que se le atribuyen y que él mismo confirmó ser responsable destacan:

1. Haber ordenado el secuestro y asesinato de 265 migrantes en San Fernando, Tamaulipas, entre agosto de 2010 y mayo de 2011.

2. El incendio del Casino Royale, en Monterrey, luego de que el propietario se negó a pagar una extorsión y donde murieron 52 personas.

3. El homicidio del general Ricardo César Niño Villarreal, quien se desempeñaba como coordinador de la Policía Estatal en Nuevo Laredo.

“Tras la muerte de Heriberto Lazcano, Miguel Ángel Treviño asume el mando del grupo delincuencial, lo que le permitió a su hermano Omar fortalecerse y posicionarse en la segunda posición de mando. Después de la detención de Miguel Ángel, por elementos de la Secretaría de Marina-Armada de México en 2013, Óscar Omar Treviño asume el mando de la organización y con ello, la coordinación de sus jefes regionales”, detalló Monte Alejandro Rubido García sobre los antecedentes del El Z-42.

El Comisionado Nacional de Seguridad explicó que de los trabajos de seguimiento al operador financiero de Los Zetas, Jiménez Encinas, alias El Plátano, se ubicó a El Z-42 con un reducido grupo de seguridad.

Junto con el líder de Los Zetas y su operador financiero fueron capturados Rodolfo Campbell Encinas, Juan Pablo Téllez de la Cerda, Ricardo Aurelio Torres Rodríguez y Miguel Ángel Anzaldúa Meléndez.

Los seis detenidos fueron trasladados al hangar de la Procuraduría General de la República (PGR) en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, a bordo del avión Casa 295-M con matrícula 3202, de la Fuerza Aérea Mexicana.