El PAN se queda sin registro en Guerrero, ¿y ahora qué?

Tras el anuncio de la decisión del Instituto Electoral del Estado de Guerrero (IEEG) de retirar las prerrogativas al Partido Acción Nacional en dicha entidad, las reacciones no se han hecho esperar.

El primero en entrarle al quite fue Adrián Rivera Pérez, delegado del PAN en Guerrero. Rivera llamó ignorantes a los consejeros electorales y exigió la renuncia de los mismos – sólo le faltó decir al diablo con el IEEG, ¿no?– y aseguró que se trata de una venganza política.

Por su parte, el dirigente del PAN en Acapulco, Benito Manrique Contreras, afirmó que impugnarán la decisión, pues consideró que los consejeros actuaron por intereses distintos a los del Instituto. Como es costumbre en estos asuntos, los afectados aseguran que la decisión de la autoridad está fuera de la ley, y que impugnarán en tribunales.

El único que parece aceptar los efectos de los resultados del PAN en Guerrero es precisamente su ex dirigente nacional, Manuel Espino. A través de su cuenta de twitter, expresó que la pérdida del registro era consecuencia de la política aliancista seguida por la actual dirigencia partidista. “Animo panistas de Guerrero!!! Hay que volver a Empezar, y trabajar mucho para que el PAN recupere lo que perdió al hacer alianza”, fue uno de sus mensajes de hoy en dicha red social.

Espino comentó que repetir esta estrategia en el Estado de México sería un suicidio político; esto ante los rumores acerca de que el PAN podría declinar en favor de Alejandro Encinas. Curioso que la cúpula blanquiazul esté buscando la expulsión de Espino de ese partido.