Ayer se revelaron los audios y mensajes de texto que el Chapo realizó desde su celular entre 2011 y 2012.

Cristian Rodríguez, jefe de comunicaciones de El Chapo, alertó al FBI de que el capo utilizaba un sistema comercial de espionaje llamado FlexiSpy en los teléfonos Blackberry encriptados que entregaba a sus mujeres.

Entre otros temas destacó la relación de Joaquín Guzmán Loera con su amante y socia Agustina Cabanillas Acosta, alias la «Fiera».

Parte de los mensajes entre ella y «El Chapo» fueron leídos al jurado. Se dejó ver la relación tan especial entre ambos, los celos de él y de sobre sus negocios de droga.

En las llamadas intervenidas por el FBI, en la conversación entre Agustina y Joaquín, ella lo llama «amor», él le dice que es «la persona más importante para ella».

Ni una mirada para «El Chapo»

En sesiones anteriores durante el juicio, «El Chapo» y su esposa Emma Coronel compartieron miradas, besos a aire, y hasta señas amorosas con las manos. Ayer fue diferente.

Mientras se leían los mensajes de amor entre Guzmán Loera y la amante, Coronel desvió la mirada. Guzmán Loera tampoco volteo para lanzar un beso al aire, se quedo «congelado» en la silla.

La esposa escuchaba con un rostro serio, sin expresión alguna, en silencio salió al finalizar la audiencia.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.