Trabajadores del museo protestan por la falta de personal y agentes de seguridad; se acogieron a lo que el código laboral francés llama «derecho de retirada», es decir, ausentarse de su puesto sin informar al empleador si el trabajador considera que no se dan las condiciones para ejercer de manera segura.

Por primera vez en su historia, este lunes, el Museo del Louvre se vio obligado a cerrar tras la retirada de agentes de seguridad y recepción de clientes, que denuncian una falta de efectivos «insostenible».

El sindicato de los trabajadores del museo señalaron que la «degradación sin precedentes de las condiciones de la visita» así como las de trabajo, pese a que la industria turística deba felicitarse por el aumento del público, que en 2018 superó los 10 millones de personas.

El público ha aumentado más de un 20 % desde 2009. El recinto no deja de crecer. En cambio, los efectivos no han hecho más que disminuir. La situación hoy es insostenible».

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.