Exigen a Procuraduría de Sonora investigar a funcionarios de Padrés venta de bebés

El PRI en el Senado demandó a la Procuraduría General de Justicia de Sonora investigar la Red de Trata de Infantes en esa entidad, que trabaja bajo el esquema de “adopción”, y que ha generado una oleada de “compraventa” de recién nacidos, sin descartar que se haya extendido a otras regiones del país.

Los senadores priistas recordaron que hasta el momento se ha logrado identificar a nueve menores, de hasta cuatro años de edad, que fueron inscritos de manera irregular ante el Registro Civil, y cuyos “adoptantes” pagaron montos que van desde los 80 mil hasta los 150 mil pesos, por el aviso de nacimiento.

Acusaron que si bien ya se giraron algunas órdenes de aprehensión, incluso contra funcionarios gubernamentales estales como José Manuel Hernández, abogado de la Unión Ganadera de Sonora, y Vladimir Alfredo Arzate, ex subprocurador de la Defensa del Menor y la Familia de esa entidad, no han sido detenidos.

De acuerdo con informes de las autoridades, este tipo de conductas delictivas se registran desde el 2012 en los municipios de Nogales y Hermosillo, pero fue hasta marzo de este año cuando se logró desarticular esta red de tráfico de infantes, debido a una denuncia por irregularidades en el proceso de adopción.

Ante el aumento de casos de compraventa de recién nacidos en el estado de Sonora, bajo el esquema de “adopción”, el PRI en el Senado exigió a las autoridades de esa entidad realizar una amplia investigación sobre la red de trata de infantes, que lleve a la captura de los presuntos responsables de este delito.