Fallece el italiano que inspiró ‘La vida es bella’

Hoy falleció, a los 91 años de edad, Rubino Romeo Salmonì, uno de los últimos judíos romanos sobrevivientes al holocausto. Fue la experiencia de este hombre la que inspiró al director Roberto Benigni para su película ‘La vida es bella’. El hombre nació en 1920 y llegó a Auschwitz en abril del año 1944. Esto sucedió ya que fue detenido por la Policía fascista romana. Fue entonces cuando comenzó, para él, lo que definía como “el largo camino hacia la muerte”. Sin embargo, pudo escapar.

“La vida es bella” es una película de 1997.

Fue hasta 1945 cuando pudo volver a su natal Roma al lado de sus padres. Sin embargo, ya no consiguió ver a sus hermanos, Angelo y Davide, porque estos ya habían sido matados por los nazis. Hace poco tiempo se publicó un libro titulado ‘Derroté a Hitler’ donde se recoge su testimonio, que ya había sido narrado públicamente muchas veces. En su discurso, Rubino Romeo Salmonì hace ver las brutalidades a las que eran sometidos los judíos bajo el régimen de Hitler.

Fue esta historia la que recuperó Roberto Benigni para hacer su película “La vida es bella”, que trata sobre un judío romano que es llevado a un campo de concentración nazi al lado de su hijo. La película retrata cómo los judíos eran tratados en este tipo de lugares. “Todas las mañanas se veían pobres seres pegados a las redes con los cables de alta tensión eléctrica. Estaban cansados de sufrir y se abandonaban a la piedad de Dios para poner fin al infierno de todos los días, al hambre, al frío”, dice en su testimonio Rubino Romeo Salmonì.

Muchas personalidades importantes de Italia y el mundo han expresado sus condolencias a la familia del fallecido. El presidente de la Cámara Baja italiana, Gianfranco Fini, cree que es importante que él haya dedicado “toda su vida a mantener vivo el recuerdo, consciente de que sólo la memoria puede representar un eficaz y potente antídoto capaz de impedir la vuelta de los monstruos del pasado”.

Fuente: El País

Foto: El País

Foto: