Felipe Calderón, ¿al antidoping?

Primero invitó a sus adversarios políticos a que se sometieran a una prueba toxicológica, pensando quizá que Eruviel Ávila y Alejandro Encinas se opondrían; lo cual no ocurrió, pues tanto el abanderado de la coalición “Unidos por Ti”, como el ex jefe de gobierno del Distrito Federal accedieron a la proposición del panista. El priísta y su equipo de campaña salieron negativos y Encinas accedió a regañadientes a la prueba.

Ahora, en su segundo intento como candidato a gobernador del Estado de México por el PAN, Luis Felipe Bravo Mena exigió que tanto el mandatario mexiquense, Enrique Peña Nieto, como todos los titulares de las áreas de seguridad en la entidad, se practiquen el examen antidoping, en una proposición claramente electorera.

“Es para todos los servidores públicos hasta el Presidente de la República (…) ¿o vamos a hacerlo sólo porque se le ocurrió a un candidato que sería bueno hacerlo?” – Enrique Peña Nieto.

En respuesta, el gobernador del estado de México dijo estar dispuesto a realizarse el examen antidoping como lo sugirió Bravo Mena. Sin embargo, invitó a que lo hagan todos los funcionarios públicos, entre ellos el presidente Felipe Calderón.

Con sendas sospechas sobre la salud mental del primer mandatario, la pregunta sería ¿accederá Felipe Calderón a un examen de antidoping? En caso de un resultado positivo, ¿culparía al clembuterol?

Cabe recordar que en relación a los jugadores de la selección mexicana que dieron positivo en la prueba toxicológica, el titular del Ejecutivo Federal aseguró: “Yo sí creo que es un asunto de contaminación de comida, porque efectivamente muchos, para que pese más kilitos la vaca, pues sí le ponen quién sabe cuántas sustancias“.

¡La vaca, la vaca, la misma vaca!