Fue un mexicano, quien captó cometa que rozó la Tierra en 1883

En 1883, cientos de fragmentos de un cometa pasaron muy cerca de la Tierra, amenazando la vida del planeta. Este descubrimiento pasó desapercibido para la comunidad científica mundial, hasta que el descubrimiento fue retomado e investigado por científicos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) casi 130 años después.

En aquella época, hubo quienes sugirieron que Bonilla había visto OVNIs a través de su telescopio.

Aproximadamente el 12 y 13 de septiembre de ese año, en un pequeño observatorio en Zacatecas, el astrónomo José Bonilla contó 450 objetos, rodeados de una especie de niebla, que pasaban por delante del Sol. Relató su observación a la revista francesa L’Astronomie en 1886, pero el editor le dijo que probablemente había visto aves o insectos combinados con polvo.

Héctor Manterola, de la UNAM, afirman que lo que este astrónomo mexicano vio fueron los fragmentos de la cola de un cometa, lo cual explicaría la niebla que vio a su alrededor. Manterola asegura que, hasta entonces, nadie había observado un cometa pasar por delante del Sol.

¿Por qué nadie más los vio? Su interpretación es que seguramente sí fueron vistos, pero los datos no fueron interpretados correctamente.

Estos fragmentos pudieron haber causado una verdadera catástrofe; hubieran llovido 3 mil 275 objetos de la magnitud de lo sucedido en Tunguska, lo cual hubiera ocasionado la extinción de la vida en la Tierra.

Fuente: ALT140