Inauguran túnel subterráneo que une a Europa con Asia

El enorme proyecto de ingeniería, que atraviesa el Bósforo, también conocido como estrecho de Estambul, comenzó en 2004 con la excavación de más de 60 metros bajo tierra en Estambul.

Construir en en una ciudad tan antigua conlleva enormes desafíos. Por ejemplo, el trabajo de excavación tuvo que ser suspendido cuando los ingenieros encontraron ruinas arqueológicas de la era bizantina.

También tuvieron que asegurarse de que el túnel podía resistir un fuerte terromoto.

Aunque el proyecto subterráneo ha sido promovido durante años por el primer ministro de Turquía, Recel Tayyip Erdogan, la idea fue en realidad concebida por un sultán del imperio Otomano en 1860.

El proyecto costó US$4.000 millones.

El túnel tiene una longitud de 13,6 kilómetros, con una sección submarina de 1,4 km.

El proyecto fue bautizado Marmaray: una combinación del nombre del vecino mar de Mármara y de la palabra “ray” que en turco significa ferrocarril.

Tuvo un costo de US$4.000 millones, de los cuales Japón invirtió US$1.000 millones.

Estambul es una de las ciudades más grandes del mundo, con unos 16 millones de habitantes, y se dice que unos dos millones atraviesan cada día el estrecho a través de dos puentes, lo cual causa severas congestiones de tráfico.

Las autoridades afirman que el nuevo servicio de tren podrá transportar unas 75.000 personas cada hora en ambas direcciones.