Sucedió en Australia, Courtney Whithorn fue diagnosticada con un extraño tipo de cáncer. Tuvo que someterse a dos cirugías y finalmente tuvieron que amputarle el dedo.

De acuerdo con Daily Mail, la joven de 20 años notó que el pulgar de la mano derecha comenzó a ponerse negro.

Le quitaron la uña para realizar una biopsia. Detectaron un melanoma subungueal lentiginoso acral.

Tras dos operaciones para extraerle toda la uña, no se solucionó el problema. Entonces, los cirujanos decidieron seguir el protocolo para este tipo de situaciones: la amputación.

Se detectó que el cáncer comenzó a expandirse, por lo que Courtney deberá someterse a controles exhaustivos durante los próximos cinco años.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.