Un grupo de jóvenes en la Ciudad de México reviven esta ancentral práctica deportiva, que data de hace 3,500 años y que los aztecas realizaban con fines ceremoniales y lúdicos.

Esta milenaria tradición regresa a CDMX después de 500 años.

‘El juego de pelota quedó olvidado. Fue derribado hace 500 años, pero ahora todo se está levantando de nuevo, aquí en Azcapotzalco’, declaró Emmanuel Kakalotl, entrenador de los jóvenes que ahora lo practican.

¿Cómo se juega?

Los jugadores de «ulama» (náhuatl) golpean con la cadera un balón de caucho de casi cuatro kilogramos que deben ensartar en un aro de piedra colocado a seis metros de altura desde el suelo.

La chacha se construyó en un antiguo basurero de Azcapotzalco.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.