La moda más extravagante en Mundiales de Futbol

Las camisetas del seleccionado uruguayo causaron furor en Twitter cuando el equipo jugó su primer partido de la Copa del Mundo 2014, y fueron referidas como camisetas que “ajustan el pezón moderadamente”.

Pero no han sido las únicas. Cada vez más, estar “en forma para un partido” tiene más de un significado. Hablar de astros de fútbol hoy en día implica más que hablar de sus habilidades en la cancha: a veces, se trata de quién tiene la mejor cara, el mejor cabello y la mejor contextura.

Camiseta

El uniforme de la selección de Uruguay puede resultar un poco revelador, pero teóricamente cumple un propósito: la cinta de compresión está cosida a la ajustada tela para “brindar a los jugadores un suministro de energía más rápido y eficiente de manera de activar los músculos”, según la marca fabricante, Puma.

No es la primera vez que el uniforme uruguayo da que hablar: si bien lo común es que los equipos agreguen una estrella a sus camisetas cada vez que ganan la Copa del Mundo, Uruguay exhibe cuatro estrellas, a pesar de haber conquistado sólo dos. El seleccionado sostienen que las medallas de oro olímpicas, ganadas antes de que comenzara el campeonato en 1930, también deberían ser contadas.

Pero tal vez sea otra camiseta la más reconocida de todas, debido a su historia inusual.

La vez anterior que Brasil fue sede de una Copa del Mundo, en el año 1950, su selección perdió la final contra Uruguay: el uniforme fue considerado de mala suerte a partir de la trágica derrota. Un periódico de Río organizó un concurso para un nuevo diseño y la camiseta pasó de ser blanca con cuello azul a tener los colores de la bandera nacional.

Vello facial

De acuerdo con el Frente de la Liberación de la Barba, “la barba deportiva puede otorgar una ventaja aerodinámica en el campo de juego, cambiando la dirección de las corrientes de aire y, por lo tanto, ejerciendo un efecto sobre la dirección de la pelota”.

Desde que el británico George Best estableció el estilo del guante en la década de 1960, los jugadores de fútbol han cultivado el vello facial para mejorar el rendimiento.

En las décadas de 1970 y 1980, jugadores como el brasilero Roberto Rivellinoy el escocés Graeme Souness se hicieron famosos por sus bigotes, mientras que el alemán Rudi Voller anotó ocho goles en la Copa del Mundo luciendo un pequeño mostacho que fue copiado por muchos de sus compatriotas.

Peinado

El peinado al estilo mohicano parece ser la elección para el 2014, con el francés Paul Pogba, Die Serey -de Costa de Marfil-, el chileno Arturo Vidal y el ganés Asamoah entre los representantes del modelo “cabeza afeitada” a los dos lados.

Mientras tanto, el francés Bacary Sagna luce unas trenzas rubias, resultado de una apuesta con su padre. Otra apuesta, esta vez con el entrenador de la selección rumana Anghel Iordanescu, llevó a que el equipo se tiñera el cabello de rubio oxigenado durante la Copa del Mundo de 1998.

 

Fuente: BBC Mundo