La tarde de ayer sábado una fuerte lluvia, acompañada con granizo, dejo a decenas de automóviles bajo el agua en un desnivel.

La lluvia comenzó alrededor de las 17:00, en pocos minutos pasó a tormenta. Además, del granizo se presentaron fuertes ráfagas de viento.

Las fuertes lluvias afectaron a cuatro puntos de diferentes municipios, cuyas vialidades fueron cerradas.

Las mayores afectaciones se registraron en la avenida Manuel L. Barragán, en Monterrey, Nuevo León.

No se registraron personas lesionadas. Sin embargo, las pérdidas de los autos que se quedaron varados son millonarias.

Los conductores que intentaron continuar su camino, sobre las vías inundadas, quedaron atrapados. En algunos casos el agua los sobrepasó totalmente.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.