Leonardo Padura gana el premio Princesa de Asturias de las Letras 2015

El novelista cubano Leonardo Padura, conocido por su serie de novelas policiacas protagonizada por el detective Mario Conde, fue galardonado hoy con el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2015.

Elegido entre veintisiete candidaturas procedentes de diecisiete países, Padura es considerado como el escritor cubano de mayor proyección internacional y que cuenta con nacionalidad española desde 2011, se impuso en las votaciones finales del jurado al novelista japonés Haruki Murakami y al poeta sirio Adonis.

5 Básicos para conocer a Padura:

1. Leonardo Padura Fuentes nació en La Habana en 1955, cuando a Batista le quedaban tres años en su ‘trono’. Su infancia, por tanto, fue en el mundo nuevo de la Revolución.

2. Padura dice que la clave para entender su vida es su apego a las cosas, el sentido de la lealtad: al barrio, a su mujer, a Cuba, a la literatura.

3. Fue a la universidad en los 70, se hizo periodista, embarcó hacia la guerra de Angola, aunque no fuera para combatir sino para hacer algún trabajo administrativo más o menos inocuo, sobrevivió al Periodo Especial y, justo en ese momento de hambre y liptimias colectivas, decidió escribir.

4. Era 1995 y arrancaba la carrera internacional de Leonardo Padura. ¿Cómo resumirla brevemente? Hay dos tipos de libros del escritor habanero. Por un lado, está el ciclo de las novelas de Mario Conde, historias policiales en las que el encanto no está tanto en la trama, como en el paisaje: en torno a Conde y su amigo Carlos está la niebla del desencanto, la pobreza, el humor y la extrañeza de haber crecido en un mundo utópico que, poco a poco, se volvía una ruina.

Y por el otro están los otros libros, aquellos que, un poco injustamente, llamamos serios: ‘La historia de mi vida’, casi autobiográfica, ‘El hombre que amaba a los perros’, sobre el asesino de Trotski; los relatos de ‘Aquello estaba deseando ocurrir’, que cuentan los años de Angola y del periodo especial…

5. Padura cuenta siempre que él creció con la Revolución y que su afecto está con la Cuba socialista, que no le escucharemos decir “todo esto es una porquería” porque no puede sentirlo así. Pero que, al mismo tiempo, es consciente de toda la corrupción y de toda la crueldad que acompaña al régimen.

Fuente: El Mundo