Lo iban a lanzar de su casa, toma y mata a rehenes y se suicida

Un hombre armado alemán de 53 años y que se enfrentaba a un desalojo del lugar donde vivía mató el miércoles a 4 personas antes de suicidarse en un apartamento de la localidad de Karlsruhe, al sur de Alemania, según dijo la policía.

El hombre, que estaba desempleado, asesinó al empleado judicial y al cerrajero que intentaron desalojarlo de su vivienda, así como al nuevo propietario.

La policía encontró a su pareja, de 55 años, muerta en la cama y dijo que también había sido tiroteada.

“Las fuerzas especiales entraron en el apartamento a las 11:48 horas después de oler algo quemándose y encontraron 4 cuerpos. Uno de ellos era el del pistolero”, dijo Roland Lay, jefe de policía de Karlsruhe.

Los investigadores describieron la escena en el piso de tres habitaciones como la de una “ejecución”.

El inmueble había salido a subasta en abril por los retrasos en los pagos, lo que sugiere que el hombre había planeado los asesinatos. Antes de suicidarse, prendió fuego a la alfombra.

“No había nada que la policía pudiera haber hecho para evitar esta situación trágica y terrible”, dijo Gunter Spitz, de la oficina local del fiscal, en una rueda de prensa.

Los agentes encontraron una escopeta, un fusil, dos pistolas, munición y una granada falsa en el apartamento, todos adquirido ilegalmente, añadió.

El atacante, que no fue identificado, invitó al grupo que iba a desalojarlo a entrar en la casa y luego les apuntó con un arma, disparando al cerrajero en un pierna cuando no le obedeció. El cerrajero recibió otros dos disparos, en la cabeza y el pecho, después de tratar de desarmar al pistolero, dijo la policía.

Tras beber cerveza y fumar durante todo el tiempo que mantuvo a los rehenes, el hombre liberó a un trabajador social que formaba parte del grupo, quien escuchó 5 disparos tras abandonar el inmueble.

Fuente: Terra