Los negocios paralelos de el “Ecce Homo” restaurado por Giménez

Nadie imagino que la restauración que realizó Cecilia Giménez en el “Ecce Homo” de Borja, llegaría a ser todo un negocio y fuente de ingresos en diferentes ramos.La localidad zaragozana de Borja ha visto multiplicada por seis su población desde el acontecimiento, hasta las 30,000 visitas.

Tres mil personas a la semana hacen fila para ver el trabajo de Giménez en la ermita, abierta diez horas diarias, confirma el alcalde. Entre ellos alemanes, japoneses, ingleses, argentinos, cubanos.

La hostelería ha notado un aumento en la clientela. El Ayuntamiento no lo ha medido en cifras.

La fundación benéfica Sancti Spiritus es la dueña del edificio El Caserón, un antiguo hotel que ahora es un hospicio para ancianos de la que está a cargo y donde también funciona la ermita.

Está a seis kilómetros de Borja. El patronato tiene las llaves de esa iglesia. Por eso, afirma Francisco Arilla, decidieron cobrar un euro por cada persona que quiera ver el “Ecce Homo”. “La fundación se vio obligada a contratar personal seguridad y mantenimiento. Tenemos que sufragar esos gastos. Si no hiciéramos esto no nos quedaría más remedio que cerrar la iglesia”, sostiene.

Por otra parte, las Bodegas Ruberte lanzaron un vino: El Eccehomo de Ruberte; 5,000 botellas de uva garnacha, cosecha del 2011, con la imagen del trabajo de Cecilia Giménez en la etiqueta, una imagen “redibujada”.

Cuesta 12 euros cada botella. Hasta ahora han vendido 800 botellas y destinarán dos euros de cada venta (US$2,60) a lo que Cecilia Giménez y la Fundación Sancti Spiritus “crean conveniente”, dice.

Internet y misceláneos

En internet hay aplicaciones gratuitas para hacer una restauración del “Ecce Homo” a gusto del usuario. Una de ellas, NineOnApp, superó las mil descargas los primeros dos días.

Además, hay otros productos como camisetas, en 18 euros y bolsos, en 22; todo con la obra de Giménez. Hasta un horno tostador con la misma imagen se vende en 20 euros.

Según el alcalde de Borja han recibido solicitudes para grabar anuncios publicitarios sobre la figura de Cecilia Giménez y el pueblo. Desde que hablara a los medios aquellos primeros días, ella no apareció más.

Fuente: BBC Mundo