Lupita Jones como institución ¿traerá hoy otra corona para México?

Si alguien piensa que la vida pública de Ximena Navarrete termina cuando entregue la corona de Miss Universo debería observar a Lupita Jones, una mujer que a 20 años de haber concluido su reinado sigue acaparando los reflectores del mundo de la belleza y la moda, aunque no siempre con los elementos positivos que esperaría presumir.

Ganadora del certamen de Miss Universo hace dos décadas en Las Vegas (la misma ciudad donde Ximena fue nombrada la más bella el año pasado), los paralelismos entre Jones y Navarrete han surgido de forma instantánea.

Lupita no llegó como favorita al evento, algo normal tomando en cuenta que hasta entonces ninguna mexicana había logrado la corona. Al igual que Navarrete, Jones no expresó jamás interés por el mundo de la farándula, y  aunque muchos auguraban que su futuro estaba en el mundo de las telenovelas, ella comenzó a trabajar en el entramado de la organización de Nuestra Belleza, misma que a la larga se ha convertido en el certamen oficial de la que sale la seleccionada para representar a México en Miss Universo. Es por eso que a Lupita se le ha considerado durante años la arquitecta y constructora de todas las participantes mexicanas, para bien y para mal.

Lupita Jones ha estado al frente de Nuestra Belleza desde 1994. Los resultados en los 17 años en los que ha dirigido la competencia han transitado entre el éxito y los tropiezos. En 1995 Vanessa Guzmán (quien ahora se desempeña como actriz) logró colarse al tercer lugar de la competencia. Laura Elizondo obtuvo el tercer sitio en 2005 y Elisa Nájera fue cuarto en 2008. Finalmente, Ximena Navarrete es la única que ha conseguido alzar la corona en 2010.

El resto han sido participaciones mucho más discretas, aunque desde 2004 las representantes mexicanas han logrado colarse entre las 10 primeras finalistas en cinco de seis ediciones.

La propia Lupita Jones explicó en su momento a este medio que “la disciplina es básica para alcanzar cualquier cosa en la vida, no nada más para ser Miss Universo”.

“De repente hay ciertas cosas que, como la alimentación, los hábitos de ejercicio, tener un horario establecido, cumplir los compromisos que adoptan, más les cuestan trabajo a algunas de las chicas. Pero finalmente todas lo hacen por el compromiso que tienen con la imagen de México a nivel internacional y generalmente nos va muy bien”, agregó la directora de Nuestra Belleza, quien con voluntad de hierro ha dirigido la competencia, entrando en más de una ocasión en agrias polémicas con sus críticos e incluso con algunas de las “bellezas”.

Esta noche veremos la suerte de la tapatía Karin Ontiveros en el certamen, una joven que ha pasado por la disciplina y el entrenamiento de ex reina Jones, y que hoy demostrará ese trabajo en la pasarela.

Fuente: Vanguardia