Mancera cerca de la muerte por sangrado importante

El cardiólogo Carlos Riera, quien formó parte del equipo que operó al jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, refirió que la operación a corazón abierto practicada pudo haberle provocado la muerte porque se presentó un sangrado importante.

Cuando se presentó el sangrado, dijo Riera, se pudo drenar con la punción del pericardio, procedimiento quirúrgico que le salvó la vida a Mancera Espinosa.

“Estamos hablando que pueden ocurrir sangrados de cinco litros por minuto, eso podría haber sido fatal, pero afortunadamente la situación de compresión permitió la salida de sangre, aunque no del todo”, refirió el especialista.

Riera Kinkel recordó que el sangrado se perpetuó en ese momento, por lo que abrieron el esternón, a fin de abrir el pericardio para solucionar el problema; fue necesario utilizar derivación cardiopulmonar, debido a que el sangrado era muy importante, que pudo haberle provocado la muerte.

El procedimiento duró muchas horas porque a la perforación en el corazón de Mancera se realizó de inmediato una incisión en la parte central del pecho, que es abrir el pericardio, en el momento que se abre el pericardio, esa sangre se evacúa y el corazón empieza a contraerse con tranquilidad reduciendo el problema, eso ayudó a reparar las lesiones, dijo el médico Carlos Riera.

El jefe de Gobierno podrá incorporarse muy pronto a sus actividades porque “posee una fortaleza física increíble, por ser un atleta de alto rendimiento y que su corazón, fuera del trastorno eléctrico, es un corazón que está perfectamente sano. La arritmia que presentó pudo presentársele a cualquiera”, aclaró el galeno.