Desde niño empezó a figurar, de adolescente se convirtió en uno de los rostros más conocidos de de televisión por sus papeles en la serie Jessie y las películas de Los descendientes. Padecía una enfermedad desde hace tiempo.

Cameron Boyce falleció ayer sábado en Los Ángeles, California, a los 20 años. Sus familiares dieron a conocer la noticia este domingo:

«Informamos con profundo dolor de que hemos perdido a Cameron. Falleció mientras dormía debido a una convulsión, resultado de una afección médica por la que estaba siendo tratado.

Sin duda, el mundo ha perdido una de sus luces más brillantes, pero su espíritu vivirá a través de la bondad y la compasión de todos los que lo conocieron y lo amaron».

Robert Iger, presidente ejecutivo de Disney, escribió en Twitter:

«The Walt Disney Company está de luto por la muerte de Cameron Boyce, amigo de muchos de nosotros, lleno de talento, corazón y vida y demasiado joven para morir».

Sus raíces

Nació en Los Ángeles, de padre negro y madre blanca judía. Debutó con nueve años en la película de terror Reflejos.

A los 11 años trabajó con Adam Sandler en la comedia Niños grandes y su secuela, donde interpretaba a uno de los hijos de Sandler.

Sus papeles más conocidos han sido en la serie de Disney Channel Jessie (2011-2015). Interpretó durante 100 episodios a Luke Ross, el hijo travieso de un matrimonio de millonarios.

Actuó y bailó en la saga de películas de televisión Los descendientes, también de Disney.

Adam Sandler, escribió en Twitter:

«Demasiado joven. Demasiado adorable. Demasiado divertido. Simplemente el chico más amable, talentoso y decente que había. (…) Gracias, Cameron, por todo lo que nos diste. Había mucho más en camino. Nuestros corazones están rotos».

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.