Opinión y Análisis, 14 de noviembre

JOSÉ CÁRDENAS

Anoche, las redacciones cerraron tarde por la sorpresa. Todas las encuestas de salida daban como ganador al PRI. Cocoa presumía la victoria. Y Silvano Aureoles, también. En una contienda electoral no puede haber tres ganadores. La victoria no se comparte. Si las encuestas no vuelven a fallar: los Calderón perdieron su última batalla. ¿Van a perder la guerra? Las encuestas de salida pronostican que sí. (…) El laboratorio electoral funcionó. No sabemos qué hizo despuntar al PRI. Si fue “el efecto Peña Nieto” o el emblema tricolor en los calzones del campeón sin corona, Juan Manuel Márquez. Total, si no se gana la pelea, se gana el despojo. Voto por voto, round por round. Igualito que El Noroñas, alias El Diputado Cirquero, ahora encargado de usurpar también las funciones de presidente del Congrueso. Tal parece que Michoacán no se ganará en las urnas, sino en tribunales. Con impugnaciones y demandas, no con votos. (Excélsior)

SALVADOR GARCÍA SOTO

Si se confirma la derrota de Luisa María Calderón se confirmará también que fracasó la apuesta de Los Pinos y que el modelo que pusieron en marcha desde la casa presidencial: recursos federales millonarios, alineamiento de programas sociales y sequía a los gobernadores, no pudo derrotar a la maquinaria priista de los gobernadores que también se puso en marcha con millonarios recursos de varios estados en esa elección. La derrota de su hermana, lo acepten o no, es un golpe directo para Calderón y echa por tierra la idea panista de que en 2012 un esquema similar –recursos públicos, promoción excesiva y el aparato federal— aún puede hacer que el PAN mantenga la Presidencia de la República. Michoacán, con todas las proporcione del caso, puede ser el aviso de que el modelo Calderón, con todo y su apellido, falló y que no será suficiente para derrotar a la maquinaria del PRI y sus aventajados precandidatos. (24 Horas)

CARLOS MARÍN

De ser el partido “de la esperanza”, el PRD ha venido desilusionando, un día sí, otro también, a “la ciudadanía” en general, pero también a sus propios militantes, como lo evidencia la guerra que se traen sus dos principales facciones: la que impulsa la candidatura presidencial de Marcelo Ebrard y la que mantiene su respaldo a Andrés Manuel López Obrador. En los estatutos es un partido de izquierda, pero, en la práctica, es una veleta constantemente expuesta a la voluntad de sus dos principales caudillos. (…) Junto con el DF, Michoacán era uno de los bastiones del perredismo, de modo que el gran perdedor es el PRD, y el saldo de los procesos electorales recientes le ha sido fatal: de gobernar Zacatecas, Baja California Sur, Tlaxcala, el DF y la entidad que perdió ayer, hoy sólo le queda la capital del país. (..) Después de ayer, las previsiones para Ebrard o López Obrador se ven deslavadas, pues su plataforma partidista-electoral está en franco declive y no se ve cómo podrán salir del hoyo. (Milenio Diario)

MIGUEL ÁNGEL RIVERA

Conforme a la mayor parte de los vaticinios, las elecciones de Michoacán serán resueltas en tribunales, pues tanto el PRI como el PAN se proclamaron triunfadores. Algo resultó fuera de lo normal. Como confirmaron el dirigente nacional y el candidato a gobernador del PRD, Jesús Zambrano y Silvano Aureoles, los malos augurios no pesaron y la participación de los ciudadanos fue superior a lo esperado. El presidente del PRI, Humberto Moreira, manifestó que su permanencia al frente del tricolor no depende de los resultados en Michoacán, pero de confirmarse los pronósticos favorables para el priísta Fausto Vallejo sobre la panista Luisa María Calderón, tendrá bonos a favor para contrarrestar la campaña mediática en su contra. (La Jornada)

ADRIÁN TREJO

El jueves pasado, las empresas que realizaron las encuestas ordenadas por el PRD para decidir el nombre de su candidato presidencial tuvieron listos los resultados que tendrían que haberse anunciado el viernes. (…) Lo cierto es que el resultado es el que ya se anticipaba, -AMLO- pero no fue por goliza, como algunos pronosticaron; en promedio, las encuestas dieron cinco puntos de ventaja a tabasqueño. Lo importante del asunto es la negociación que se dio el fin de semana que concluyó, entre los grupos de Ebrard y López Obrador. ¿Cuáles serán las parcelas de poder que el ganador entregará al segundo lugar, que ya desde ahora se apunta como coordinador de la campaña presidencial? ¿Hasta dónde llegará la negociación que impida que las tribus perredistas se desboquen y quieran arrebatar el pedazo del pastel al que dicen tener derecho? Esas y otras preguntas se responderán en los próximos días, una vez que el anuncio del nombre del ganador en las encuestas y virtual candidato presidencial “de las izquierdas’’ se haya procesado correctamente. (La Razón de México)