Padrastro asesinó a la enfermera de Michoacán

Daniel Mendieta Sáenz, padrastro de la enfermera Erika Kassandra Bravo, de 19 años de edad, confesó que la asesino el pasado 3 diciembre.

El procurador General de Justicia del Estado, Martín Godoy Castro, indicó que el presunto asesino ya fue detenido y puesto a disposición de las autoridades correspondientes.

Explicó que la enfermera fue asfixiada y posteriormente su cadáver trasladado al tramo carretero Uruapan-Los Reyes, donde fue hallado tres días después.

El padrastro confesó haber golpeado a la enfermera en reiteradas ocasiones y haberle provocado diversas lesiones en el cuerpo.

De acuerdo con las investigaciones, se sabe que el 3 de diciembre, el presunto responsable arribó al domicilio de Kassandra y tras discutir con ella, comenzó a agredirla físicamente hasta quitarle la vida. Al parecer trato de abusar de ella, situación que ya se había dado anteriormente, sin embargo ella trató de oponerse.

Después de matarla, Mendieta subió el cuerpo a un vehículo y lo llevó a las inmediaciones de la comunidad de Las Cocinas, en el municipio de Uruapan, donde lo abandonó.

Las investigaciones se orientaron al padrastro, luego de que exnovios de la joven declararon que ella les había confesado que Mendieta Sáenz la violó cuando tenía 15 años.

De acuerdo con el funcionario estatal, el rostro de la enfermera fue desollado por la fauna silvestre del sitio donde fue abandonado el cadáver.