Peña Nieto instruye acelerar indemnización a familias que sufrieron daños en sus cultivos

El Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, instruyó hoy a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) acelerar los procesos para indemnizar a las familias mexicanas que sufrieron daños en sus cultivos por los fenómenos climáticos registrados en el país.

Luego de dar a conocer, tras el levantamiento de un censo, que 569 mil hectáreas resultaron afectadas por los fenómenos climáticos en el país, pidió a esa dependencia federal combatir “los trámites burocráticos para que las familias afectadas por los cultivos que fueron dañados reciban la indemnización correspondiente”.

Al encabezar una reunión de carácter nacional con productores agrícolas y ganaderos, subrayó que tomando en cuenta que hay 22 millones de hectáreas cultivables en el país, quizá no sea un porcentaje muy elevado de hectáreas afectadas, “pero para aquellas familias que dependen de esa cosecha, de esos cultivos, sí significaron un daño mayor y relevante”.

Explicó que de esta forma, quienes tenían una cobertura de seguro en sus cultivos serán indemnizados, mientras que para aquellos que no hubieran estado cubiertos por un seguro está el Componente de Atención de Desastres Naturales en el Sector Agropecuario y Pesquero (Cadena), “que precisamente permite responder ante los siniestros como el que hemos tenido, al otorgarles apoyo de forma coordinada con los gobiernos estatales, a las familias afectadas”.

“México está en la obligación de garantizar su seguridad alimentaria y de hacer de nuestro campo y de la actividad ganadera una que sea más productiva, más rentable, que depare ingresos más justos y dignos para quienes viven de esta ella”.

Aseguró que para ello el Gobierno de la República viene instrumentando políticas públicas para asegurar que cuando el campo se vuelva más productivo y disminuyan los costos de producción, los consumidores finales también se vean beneficiados por esa disminución de costos. “Tenemos que lograr una adecuada regulación y un marco regulatorio que haga de nuestro campo una actividad productiva, rentable, competitiva, y que al final de cuentas genere beneficios a los propios productores y también a los consumidores finales”, puntualizó.

Pero México tiene que transformarse y acelerar su paso; “ese es mi llamado, a que entre todos, de manera solidaria, asumamos este nivel de compromiso, que entendamos que debemos de cambiar, no permanecer pasivos”, expresó.

También instruyó a la Secretaría de Economía para que a través de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) “sancione a aquellos que quieran abusar incrementando el precio de los productos, esgrimiendo cualquier argumento pero aprovechándose de la contingencia. El Gobierno de la República será un aliado permanente de la población y estará supervisando que esto no ocurra”.