Presidente de Gambia exige a gays no visitar su país si no quieren “arrepentirse de haber nacido”.

Yahya Jammeh, presidente de Gambia, les dio un consejo a las personas homosexuales de no visitar su país si no quieren “arrepentirse de haber nacido”.

El mandatario calificó a la homosexualidad de diabólica y contraria a Dios, la humanidad y la civilización.

“La homosexualidad está en contra de la humanidad. Nunca he visto un pollo o un pavo homosexuales… Si alguien es declarado culpable de homosexualidad en este país, no habrá misericordia para los infractores. Los pondremos en el ala femenina de la prisión. Queremos que crezca la población. Habrá niños en este país. La homosexualidad está en contra de Dios, de la humanidad y de la civilización. Los homosexuales no son bienvenidos en Gambia. Si se les atrapa, se van a arrepentir de haber nacido. Tengo búfalos de Sudáfrica y Brasil, y nunca han tenido una cita entre ellos. Antes comería hierba que transigir con esto. Permitir la homosexualidad significa permitir los derechos satánicos. No vamos a permitir que aquí haya homosexuales” dijo tajantemente.

Jammeh insistía en que los derechos de las personas homosexuales no pueden considerarse derechos humanos.

En el país musulmán el “delito de la homosexualidad” es castigado con hasta 14 años de prisión.