Qué NO hacer cuando te cortan

Terminar un noviazgo importante nunca es fácil, pero siempre es mejor ser el que no llora.  Si no es el caso, entonces aquí te va una lista de lo que no debes hacer.

No le llames llorando
Si quieres saber cosas, preguntar, reclamar o dedicarle canciones; aguántate. Mejor escríbelo en un mail o en una libreta y no se lo mandes. Ya con la cabeza más fría evalúa si lo que escribiste vale la pena, o son puras patadas de ahogado.

No lo insultes cuando días antes lo alababas
Si es “la mujer más bella del mundo, o el hombre más inteligente”, esa percepción no cambia en 3 días y sólo demuestra que te ardiste.  Mejor acepta que te dolió la pérdida y no te conformes con menos en el próximo intento.

No salgas con nadie que no le cause envidia, mínimo, por el coche que tiene
Acéptalo, no estaría padre que te viera con alguien que no considere un suplente digno. Obviamente no te debes quedar solo, si quieres sexo tenlo dentro de casa, renta pelis u organiza una cena romántica, pero si dudas de la calidad de tu cita, mejor no te expongas al escarnio público.

No salgas con alguien que le causaba celos
A menos que te merezcas el cortón porque eras un desgraciado, la imagen que tiene de ti es buena. Mantenla así, y las comparaciones que pueda hacer a futuro serán a tu favor. Si te ve con alguien que le causaba conflicto, le darás mayores argumentos para pensar que lo que hizo fue correcto.

No lo acoses
Deja que viva su vida y haga de su cuerpo un papalote. Es mejor no enterarse de lo que hace, ya que será una molestia constante y la carrera que inicias en su contra te hará sombra por mucho tiempo. Si se va de viaje, si empieza una relación, si se compra un depa, que no te importe. Es mejor no saber y así no harás cosas por competencia.

No preguntes ni le platiques tus desgracias a sus amigos.
Lo primero que harán es ir a contarle. Si te los encuentras habla de cualquier otra cosa; un ascenso en el trabajo, una serie nueva de televisión, clases de natación…Cualquier cosa que indique que tu vida sigue y mejor que antes. Así todos morirán de curiosidad y señal de ello es que los propios amigos te pregunten cómo te sientes o te platiquen de él o ella.

No sustituyas un vicio por otro
No fumes, no tomes, no comas, no compres o no te drogues en exceso… A esto se le puede añadir un largo etcétera. Seguro sabes cuál es tu veneno.

Ten dignidad; no lo aceptes de nuevo en tu vida.
Esto empieza por las redes sociales. Bórralo, o por lo menos quítale permisos para que no vea que sufres. Nada le dolerá más que la indiferencia, recuerda que al momento de irse, lo primero que espera es que lo llames. Si no sabe de ti nunca más, lo más seguro es que le duela y hasta se arrepienta. Y si regresa, ni siquiera lo dejes hablar. Será de las cosas más difíciles que te toque hacer, pero vale la pena. Después de eso, dejar de fumar o ligarte a una supermodelo te parecerán nimiedades.

Guarda el celular en algún cajón o de plano cambia el número y ten a tus amigos cerca, eso hará todo el proceso más fácil.