¿Qué pasa con los Puertos Mexicanos?

México tiene todas las condiciones que lo perfilarían como la octava (hoy es la onceava) economía del mundo en 2050, a partir de las Reformas Estructurales que impulsa el Gobierno de la República y que abarcan los diferentes sectores de la sociedad.

Los Puertos mexicanos constituyen la puerta de entrada a la transformación que vive el país. Durante la presente administración, la importancia que se le ha otorgado al desarrollo del sector marítimo portuario es destacable en el contexto de la política económica nacional, ocupando un lugar estratégico y consolidando su infraestructura.

Los resultados de priorizar un sector dinámico y trascendental para la economía son tangibles y se incluyen en el Programa de Inversiones en Infraestructura para el sector de Puertos y Marina Mercante 2013-2018, como sigue:

1. Desarrollo de tres nuevos puertos: Matamoros, Seybaplaya y Ciudad del Carmen.

2. Ampliación del puerto de Veracruz.

3. Continuidad de proyectos e inversiones en Manzanillo y Lázaro Cárdenas.

4. Construcción de 2 terminales especializadas.

5. Consolidación del Puerto de Altamira, Tamaulipas, como el primer puerto del golfo.

6. Se tiene previsto que el sistema portuario deberá crecer, por lo menos, dos veces lo que aumente la economía durante los próximos años.

7. Actualmente se manejan 5 millones de contenedores en los recintos portuarios, y para los próximos 5 años se espera llegar a 8.5 millones aproximadamente.

8. Se contempla una inversión en el desarrollo de infraestructura de $62,381 millones en 14 proyectos y 7 compromisos presidenciales.

9. Manzanillo fue reconocido por el principal consorcio naviero a nivel mundial, APL (American President Line), como un puerto estratégico en plataforma logística internacional, destacando su ubicación y conectividad.

10. La ampliación a cuatro carriles de la carretera Pez Vela-Jalipa, la ampliación a seis carriles de la autopista Manzanillo-Guadalajara, y la construcción del Túnel Ferroviario le otorgan a Manzanillo fuerte potencial.

11. Inversión de $1,000 millones para el desarrollo de diferentes obras que le proporcionen mayor eficiencia al recinto de Manzanillo.

12. De los $62 mil millones que se han invertido en lo que va del año a nivel nacional, $17 mil 500 son de recursos fiscales y $45 mil proceden del sector privado.

13. Crece el Puerto de Guaymas, cuya carga comercial creció 35% en el periodo enero-abril con 1,091,915 toneladas respecto al año anterior que registró 810,731 toneladas de carga comercial en el mismo periodo.

14. Dentro del Programa de Obra Pública 2013 destaca el desarrollo de infraestructura en la Zona Norte donde se destinó una inversión plurianual de $362 millones, además de la reconfiguración de los módulos de importación y ampliación de la ruta fiscal para la Aduana en el que se invierten $78 millones.

15. En Puerto Progreso se invertirán $958 millones, en Seybaplaya, $364 millones; en Matamoros, $1,236 millones y en Guaymas, $7,324 millones.

16. La compañía Keppel Offshore and Marine, de Singapur, avanza en la ejecución de un proyecto de 400 millones de dólares para construir un astillero en Altamira, Tamaulipas.

17. La línea naviera Sea Marine Transport implementa nuevo servicio desde el puerto de Ensenada, en Baja California, rumbo al recinto de Callao, Perú desarrollando y diversificando la conectividad internacional de México.

Asimismo, el impulso del cabotaje, o el intercambio comercial de mercancías en México vía marítima, también es una de las prioridades de la Coordinación General de Puertos y Marina Mercante de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes, reimpulsándolo dado que actualmente se presenta en la coyuntura actual nacional, la oportunidad de generar una estrategia que permita que los puertos nacionales se consoliden en un verdadero sistema de comercio internacional.

En la misma métrica, la inversión en la industria naviera tiene un gran potencial de desarrollo en México, y la Reforma Energética sin duda dinamizara ese sector, que ha destinado más de cinco mil millones de dólares en los últimos cinco años a la compra o construcción de embarcaciones y plataformas de perforación de aguas profundas y someras.

El ímpetu en la industria naviera se vería favorecido con inversiones cercanas a los siete mil millones de dólares en la renovación de la flota nacional, permitiendo que se retome el desarrollo de la construcción naval en nuestro país.
Al contar con mayores inversiones en la industria marítima, la posibilidad de impulsar el desarrollo de los puertos petroleros, con todas las actividades económicas conexas, también es factible.

Los retos son muy grandes, sin embargo hasta ahora el Gobierno de la República ha demostrado que el Sistema Portuario Nacional está en el proceso correcto, y cuenta con diversas fortalezas que le están permitiendo imponerse ante los desafíos que se le presentan, como la renovación de cuadros directivos en las Administraciones Portuarias Integrales (APIS), en las que se han privilegiado los perfiles de experiencia, conocimiento del sector y probidad.

En la prueba de ácido, los puertos mexicanos demostraron una gran solidez en su infraestructura y organización, luego de los fenómenos climatológicos “Ingrid” y “Manuel” que realmente no lograron afectar de manera irreversible los recintos, así que solo hace falta un impulso, un catalizador que parece haberse encontrado.

Julián Santos Torroella