Su cuerpo estaba en la funeraria. Lo preparaban para el servicio. Los empleados estaban lavando el cuerpo cuando comenzó a mover sus extremidades.

Sucedió en Karachi, Pakistán. Rasheeda Bibi, de 50 años de edad, había sido declarada muerta por los médicos de un hospital y su cuerpo fue trasladado a una morgue local.

Mientras lavaban el cuerpo empezó a mover las extremidades, un empelado comprobó que ‘el cadaver’ tenía pulso.

Inmediatamente, la mujer fue ingresada al hospital Abbasi Shaheed, de donde había salido y actualmente está recibiendo tratamiento.

Con información de The Express Tribune.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.