Se ha logrado bajar las cifras de delincuencia en el país: Osorio Chong

En entrevista con El Universal, en sus oficinas del Palacio de Covián, el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, afirma que a siete meses del nuevo gobierno se ha logrado bajar las cifras de delincuencia en el país, gracias a que se corrigieron errores y se activó la coordinación y trabajo entre todas las instancias federales y de los gobiernos estatales.

Sin hacer una referencia explícita al trabajo de la pasada administración, el titular de Gobernación se desmarca al señalar que el gobierno federal informa cada mes de manera puntual sobre sus logros, no como partes de guerra sino con una nueva narrativa basada en los derechos humanos y no como si se tratara de “caricaturas”, donde los presuntos delincuentes eran expuestos con una fuerza impresionante.

Mencionó que en el sexenio del presidente Felipe Calderón se detuvieron a 105 mil presuntos delincuentes, pero sólo 3 mil están en proceso o tienen una sentencia.

Osorio Chong reconoce que las negociaciones del Pacto han sido difíciles, “pues muchas veces no es como nos vemos en la foto”, no sólo para el gobierno federal sino también para los partidos, pero reta a echar un vistazo a la historia y revisar los acuerdos del pasado, dónde y cómo han terminado.

Algunas de las preguntas de la entrevista:

¿Cuál es su balance de los pasados procesos electorales?

Vi un proceso donde la efervescencia por el tipo de elección se da históricamente, pero fue una elección competida y una vez más queda (la lección de) que cuando hay más descalificaciones que propuestas ahuyentamos a los electores, por lo que tenemos que trabajar en perfeccionar nuestro sistema electoral para que se permitan más las propuestas, el debate, y los electores tengan más ganas de participar.

¿Los resultados cómo repercutirán en el Pacto por México?

He escuchado a los tres principales dirigentes de los partidos decir que tenemos que platicarlo y que el Pacto debe de seguir bajo otras consideraciones. Platiquemos lo que necesiten, pero hay que ir adelante y con las reformas que necesite el país. México requiere un impulso real al desarrollo económico. Nosotros estamos abiertos, esa fue la instrucción del Presidente (Enrique Peña Nieto).

¿Qué tan importante era para el Presidente esta primera elección al frente del Ejecutivo federal?

Sí lo fue, ésta y todas las que habrán de venir. El papel del gobierno federal fue importante, traté de jugarlo de la mejor manera en el ámbito de mi responsabilidad. Estuve en comunicación con los dirigentes de los partidos políticos, con los gobernadores y atendimos los problemas, incluso de seguridad, que les preocupaban.

Pero hubo descalificaciones hasta contra los institutos electorales, ¿ve un desgaste en estos órganos?

Hay que terminar de consolidar algunos, no quiero abundar más porque estaría adelantando lo que pensamos de la Reforma Política —que se plantea en el Pacto—. Hay institutos con un trabajo de gran profesionalización. En el caso de Baja California se trató de una empresa que llevaba 42 procesos contratada debido a su experiencia; falló, pero el instituto tomó la decisión de no parar el conteo y

¿Qué es lo que viene para el futuro con la reforma energética o la reforma hacendaria?

Aún no hay nada en la mesa. Quedamos, así lo acordamos en el Pacto por México, que en cuanto terminara el proceso electoral, y espero que se pueda dar en los siguientes días para escucharnos, ver lo de las elecciones e inmediatamente después abordar los temas de la reforma energética y la reforma hacendaria.

¿No se corre el riesgo de un gran desgaste con los presidentes de los partidos amagando de su salida del Pacto? ¿Ha sido una tarea difícil?

Difícil sobre todo para ellos. No ha sido una tarea fácil, ha sido muy difícil desde que nos sentamos con ellos el primer día, desde que se firmó el Pacto y cada día hay que estarlo cuidando. El Presidente ha mostrado todo su respaldo, ha dejado muchas cosas en su actuar personal como Presidente de la República por dejar el paso al Pacto, ese es el tamaño de la importancia de un Pacto que algunos le daban unos días de vida, que ha superado pruebas importantes y reformas fundamentales para el país.

¿Cómo le dejaron el andamiaje institucional en materia de seguridad?

He evitado ver hacia atrás respecto al actuar del gobierno anterior (el del ex presidente Felipe Calderón), lo que sí puedo decir es que corregimos lo que no se hizo de manera oportuna y correcta, un punto central fue la coordinación. No encontré coordinación en las instituciones de seguridad a nivel federal y mucho menos en las entidades.

¿Ahora atacan todos los delitos?

A la gente no le importa si su problema es del ámbito federal o del fuero común, su problema de seguridad la atendemos todos, parejito, y así es como vemos el asunto. Así atendemos el problema del crimen organizado, como atendemos el robo a casa habitación, robo a transeúntes, robo a vehículos, todo eso lo atendemos en la mesa mensual de cada una de las regiones.

¿Qué es diferente?

Que la Procuraduría General de la República, con la disposición de su titular (Jesús Murillo Karam), acompaña todas las investigaciones que se hacen tanto en la Policía Federal como en el Ejército y en la Marina. Que ahora no resulte que se detienen a muchísimos, en la pasada administración se capturaron a 105 mil presuntos delincuentes y sólo 3 mil están en proceso o tienen una sentencia.

Se dice que en este nuevo esquema se oculta información.

Repito, nunca vamos a dejar de dar la información del tema de seguridad, que quede claro, nunca la vamos a suspender para que no haya la menor duda de que los datos vienen de la realidad que está viviendo nuestro país y si encontramos un número importante de fallecimientos relacionados con la delincuencia organizada lo vamos a dar a conocer.

¿Qué tanto les ha funcionado su nueva narrativa contra la violencia?

En la forma en como se hacía aparecían primero los logros de una institución, la presentación de los presuntos criminales de alguna manera tuvo un efecto aspiracional; es decir, el querer ser como ellos, llenos de dinero, drogas, propiedades, con una fuerza impresionante, e incluso con la autoridad con el rostro tapado, como temiéndole al delincuente.

Eso está en contra de las normas internacionales y afectó muchísimo al debido proceso, por lo que en muchos casos el juez tuvo que darles su libertad. Tenemos información de que muchos de los jóvenes entre 12 y 25 años están en la delincuencia organizada y creemos que algo tiene que ver en cómo se presentaban los presuntos criminales.

Entrevista completa: El Universal.mx