¿Te bañas con agua fría después de hacer ejercicio? ¡Cuidado!

Especialistas han explicado que bañarse con agua fría después del ejercicio muscular podría tener efectos adversos.

Chris Bleakley, kinesiólogo de la Universidad de Ulster en Irlanda, explicó: ″Sumergirse en agua fría después del ejercicio reduce el dolor muscular, pero solo en comparación a descansar o no hacer nada. Hay mejores maneras de aliviar el dolor, como la inmersión en agua caliente, trotar muy suavemente o hacerse compresiones″mencionó

17 estudios y 366 voluntarios que hicieron actividades como entrenamiento de resistencia, ciclismo o correr confirmaron la teoría.

Tras la actividad física, los voluntarios se dieron baños fríos de distinto nivel de duración y con temperaturas que variaron. estos permanecieron durante 24 minutos en agua fría a 10 a 15 grados Celsuis.

Las investigaciones encontraron que los baños fríos logran aliviar las molestias, ya que desinflaman los músculos pero se encontraron evidencias sobre posibles efectos adversos de los baños fríos ″Es importante tener en cuenta que la inmersión en agua fría genera un shock de cierto nivel en el cuerpo. Debemos estar seguros de que las personas no están haciendo algo que les genera daños, especialmente si se exponen a sí mismos a agua muy fría por largos períodos″, afirmó Bleakley.