Tory Burch la base de su éxito en 7 lecciones

Flats, túnicas estampadas, bolsos, embragues y audaces y elegantes pantalones, faldas, vestidos y tops; con la marca  Tory Burch representan el resultado de un proyecto, de una idea y de las 7 decisiones de una de las 100 mujeres más poderosas del mundo según el listado de Forbes.

Con tan sólo 46 años de edad, ella es parte de un creciente grupo de mujeres millonarias con fortunas recién acuñadas que amasaron por mérito propio, como su colega, la poderosa fundadora de Spanx, Sara Blakely. Incluyendo a Burch y a Blakely, 16 de las integrantes de la lista Forbes Power Woman de este año fundaron su propia empresa.

Burch ofreció consejos empresariales y lecciones de liderazgo que ha aprendido de la manera difícil en su camino hacia el increíble éxito.

1. “Sigue tu pasión.” Aunque Burch creció siendo lo que ella misma define “una chica poco femenina”, se interesó en historia del arte y la moda en la Universidad de Pennsylvania y se fue a trabajar para diseñadores influyentes como Ralph Lauren y Vera Wang. Cuando se decidió poner en marcha su empresa, soñó en grande: quería una marca global. “Nunca había diseñado antes de fundar esta compañía”, dice Burch. “[Hay que] enfrentar el riesgo y poner manos a la obra.”

2. “Angrosa tu piel.” Burch estidió más de 10 nombres para su empresa (incluyendo Tory por TRB) antes de decidirse, de mala gana, a usar el suyo. Y mientras ella probó a todos los escépticos que pensaban que desaparecería en un santiamén que se equivocaban, usar su propio nombre en la marca la hace muy sensible a las críticas. Es por eso que se basa tanto en el consejo de sus padres para sobre no tener la piel tan delgada. “Ser una persona reflexiva y sensible te vuelve vulnerable a la crítica y permite que te afecte”, dice Burch.

3. “Pon a las personas adecuadas en los puestos adecuados.” Burch se describe a sí misma como una persona muy leal, y una de las lecciones más duras de negocios que aprendió fue que la lealtad –una fortaleza en la mayoría de circunstancias—, también puede ser una debilidad. La lealtad le hacía reacia a hacer cambios de personal. “Cuando tienes a la gente equivocada en la posición equivocada afectas a toda la empresa”, advierte. “Es una lección difícil de aprender. Tiene un efecto dominó”. Ten en cuenta el potencial que tiene tu fortaleza para convertirse en tu talón de Aquiles.

4. “Haz relaciones.” Como parte de la programación de la Fundación Tory Burch, hay 10 eventos de tutoría al año. Esto se debe a que Burch considera que la creación de redes, la colaboración, y el alentar a otras mujeres ayuda a formar relaciones duraderas que impulsan orgánicamente tu carrera y te alistan para el éxito.

5. “Piensa en grande.” Por un lado, Burch tenía un plan de cinco años para la apertura de tres tiendas. (Ella ha abierto docenas en todo Estados Unidos y el mundo.) Por otra parte, desde el principio, sabía que quería construir una marca global. Al igual que ha tenido que enfrentar los reveses, también ha adoptado los impulsos felices que vienen en el camino, como la nota en la sección “Next Big Thing” en el show de Oprah Winfrey que le dio 8 millones de visitas en su página web, y la cobertura de los medios de comunicación de sus amigos editores en el mundo de las revistas.

La suerte es importante, pero el poder de las redes y la colaboración te ayuda a hacer tu suerte.

6. “Sé auténtica.” Aunque el tema de su vida personal y sus hijos está completamente fuera de discusión, es un libro abierto cuando se trata de su negocio, su fundación y la marca Tory Burch en general. Como cuando su compañía cambió de sistema operativo y sufrió un problema técnico de seis meses en los que no podían rastrear los envíos. Pero en lugar de ocultar la metedura de pata, Burch decidió meterse de lleno a las redes sociales y ser transparente con los clientes acerca de lo que estaba sucediendo. ¿El resultado? Sus clientes se convirtieron en sus defensores.

7. “Abróchate el cinturón.” Cuando ves a alguien tan exitoso como Burch, es fácil ver ese éxito como un destino que ha alcanzado, en vez de un viaje continuo que requiere de mucho trabajo, soluciones creativas, retrocesos e innovación constante. Burch admite que ser empresario no es para todos: Ella trabaja durante largas jornadas y recuerda los primeros días en los que estaba por abrir su negocio, cuando puso a todos sus hijos en la cama y luego estuvo en el teléfono hasta las 4 am con su oficina de Hong Kong.

“Abróchate el cinturón y sé consciente de que vas a tener una tremenda cantidad de trabajo, pero acéptalo”, dice Burch. Los contratiempos siempre van a estar ahí —algunos de ellos incluso serán más grandes que el reto de comenzar un negocio— y es crucial pensar en ellos como oportunidades de aprendizaje.

Fuente: Forbes