Santiago Nieto, titular de la UIF, señaló que se realizaron las investigaciones necesarias para realizar el embargo.

José Ángel Ramos, abuelo del niño que disparó contra sus compañeros en el Colegio Cervantes, era el propietario de las armas que el menor llevó, tras esta confirmación se procedió a congelar sus cuentas.

Se estima que Ramos tendía cuentas por más de 100 millones de pesos. Tenía cuentas y flujos de efectivo en Estados Unidos.

Además, el hombre de 58 años habría comprado seis camionetas de lujo en dos años.

‘El abuelo tiene 121 millones de pesos de flujo en efectivo hacia empresas, tiene en recepción de flujos de efectivo por 24 millones de pesos en sus propias empresas, la adquisición de seis vehículos de lujo en dos años, tres BMW, tres Jeep Cherokee, además de que la abuela (…), tiene la adquisición de tres camionetas de lujo, además blindadas, transferencias de dinero hacia Estados Unidos y un problema de defraudación fiscal’, señaló Nieto.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.