Una poco común enfermedad en la piel ha hecho la vida de Antonio, un ciudadano filipino, un martirio. El aspecto de su superficie corporal luce como el de una persona que se quemó por completo. Algunos lo llaman ‘el hombre serpiente’, mientras que los más crueles aseguran que no es ni siquiera humano, consideran que se trata de un ‘demonio’.

Antonio ha vivido con una enfermedad conocida como ictiosis, la cual hace que su piel tenga el aspecto de corteza dura, oscura y agrietada. Además del escamado aspecto que tiene, Antonio asegura que esta es una condición muy dolorosa, pues algunos de sus vecinos consideran que su aspecto es resultado de una maldición, un embrujo o incluso creen que ha sido poseído por un demonio.

La historia publicada por ‘Mirror’, indica que, además de lidiar con el rechazo de sus vecinos, el joven filipino, nunca conoció a su padre, pues abandonó la casa incluso antes de que Antonio naciera. Por si fuera poco, a la edad de 12 años fue abandonado por su mamá y su abuela fue quien se encargó de cuidarlo y criarlo.

 

Lejos de aquellas personas que aseguran que se trata de un demonio, él se entretiene jugando y desarmando aparatos eléctricos.

Con el paso del tiempo, su situación médica ha empeorado, ahora no puede salir a la calle, pues su piel se ha ido deteriorando gravemente y porque ha ido perdiendo la vista.

Con información de El Excélsior.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.