La policía de los Estados Unidos lo detuvo en una carretera de Seattle. Aparentemente el sujeto estaba viajando con normalidad, de repente se detuvo intempestivamente en el acotamiento.

Las autoridades se percataron que tenía ocho sesiones abiertas de Pokémon Go.

Descubrieron que tenía todo un sistema de soporte para sus dispositivos, lo que indica que era una práctica regular para el sujeto.

Como no estaba jugando y manejando cuando fue visto por los policías, solo le dieron una advertencia, para que maneje sin distracciones. ¿Logrará hacerlo?

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.