El día llegó, una pareja filipina se casó a unos kilómetros del volcán Taal, que volvió a ‘despertarse’ el 12 de enero.

Mientras el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas (Phivolcs) mantiene el nivel de alerta 4, que equivale a una posible erupción explosiva y peligrosa en cuestión de horas o días, los novios no cancelaron la boda.

Siguieron adelante en paralelo con la ceniza y temblores registrados que presagian el fenómeno natural.

El lugar de la boda estaba situado en un terreno más alto y no estaba en el área directa del volcán.

‘Hasta el momento no se han registrado víctimas en la provincia de Batangas, lugar donde se aloja el cráter de Taal’, informó el administrador provincial, Levi Dimaunahan, ante la Philippine News Agency.

La historia de la boda en medio de una situación de crisis le está dando la vuelta al mundo, fotografías difundidas por el fotógrafo Randolf Evan, atestiguan el momento.

‘Esta es definitivamente una historia para contar. Es una mezcla de emoción y asombro sobre cómo se ha desarrollado para nosotros. Al final, estoy agradecido de haber experimentado un momento tan único en mi carrera’, dijo Evan.

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.