Su paracaídas no se abrió correctamente. Dejó videos de sus acrobacias, usaba dos paracaídas para permanecer en el aire sin nada, por unos segundos.

Rubén Carbonell, un español de 29 años, falleció el martes 6 de agosto luego de tratar de filmar su propio salto desde el techo de una fábrica de cemento, a una altura aproximada de 45 metros.

Para el que hoy es su último salto, entró de manera ilegal a un edifico, no solicitó permiso a la empresa propietaria.

Las horas previas…

Carbonell y un amigo entraron a escondidas al edificio ubicado en las orillas de Alicante, que pertenece a la cementera mexicana Cemex, esperaron hasta que estuvo vacío para subir e intentar la hazaña.

Y aunque sus redes sociales demuestran que llevaba al menos 8 años dedicándose al paracaidismo, a volar en parapente y a practicar salto base y puenting, esa noche un error le costó la vida.

El paracaídas no abrió adecuadamente, se encontraba mal colocado y abrió parcialmente; además, no portaba uno secundario.

Su amigo llamó a las autoridades y a los servicios de emergencia para que lo auxiliaran. Ya no pudieron hacer nada por salvarle la vida.

Este video muestra los riegos que corría…

Video completo de la aventura del unicornio!!🦄 Gracias a Javi Sanz Llobregat por la edición🤟 y también a Juanjo Calatayud Sanz por la asistencia💪#unicornio #jump #gorpohero7black #goprospain #adrenalina #hayduke #palomaret #summer #gingliders #crux #squirrelbase #supair #cool #paragliding

Posted by Ruben Carbonell Beneyto on Monday, July 1, 2019

Facebook Comments
¡Espera!
Hay más contenido interesante

¿Olvidaste añadirnos?

Disfruta del contenido de
La Primera Plana
en tu red social favorita.